A Summer Story llenó de música Madrid

A Summer Story llenó de música Madrid

Dj Neil nos cuenta todo lo que sucedió y cómo vivió en primera persona ser partícipe de uno de los festivales más potentes del mundo.

Publicidad Publicidad
Comparte lo que lees
A Summer Story llenó de música Madrid

Texto: Dj Neil
Fotos: Daniel González

Era el año 2002. Yo acababa de mudarme a Madrid, y me encontré con la noticia de que pinchaba en el Love Parade de Berlín. Tras una experiencia prácticamente mística, escribí un artículo en la ya desaparecida revista Deejay que causó furor… y eso que las redes no eran lo que son hoy en día.

Me juré no volver a escribir una crónica de ese tipo hasta que sucediera algo realmente digno de relatar… Han pasado muchos años, muchas fiestas y cientos de eventos, y por fin, llegó.

Nos remontamos a Punta Cana, al Tropical Fest.

Era febrero. Estábamos en una playa paradisíaca, mirando al mar, Nano, JP Candela y yo, hablando de proyectos, de música, del futuro… En un momento dado Nano me mira y como quien no quiere la cosa me dice, “Tío, estoy organizando un escenario Natas Records y el Oro Viejo, si llevo invitados cuento contigo, ¿vale?”. La cosa quedó ahí. Era febrero. Un mundo hasta verano, hasta el 24 de junio… Además, estaba en la playa más bonita del mundo bebiéndome un coco, pensando en cómo putear a Sampleking a la vuelta al hotel… El tema quedó ahí.

A principios de mayo sonó el móvil. “Salao”. Coño, Nano, ¿qué querrá?

Era la confirmación. Estaba en el A Summer Story 2017, en el escenario Burn, en el mítico Oro Viejo. Junto a Nano, Kate Ryan y Mauro Picotto.

Dos semana después A Summer publicaba el cartel de Oro Viejo en redes.

En ese momento me di cuenta que iba a ser especial.

Cientos de mensajes, posts, llamadas… “nos vemos en el Summer”, “¡nos vemos en Oro Viejo!”, “¡Neil ponte tal tema!”, “el 24 estamos allí”, “¿tienes invitaciones?”… Cuando algo va a ser épico se palpa, se nota, la energía es diferente. Hay expectación… y en esta ocasión todo era sobredimensionado.

Prueba de ello fue el jueves 15 de junio en Loca FM. Hasta los estudios se acercaron Alberto Ferreira y Clara Almeida de Disorder Events, los CM del A Summer Story. En un programa de dos horas, desvelaron los horarios del festival. El hashtag #ASummerStoryEnLaTermo rápidamente fue TT nacional. Osuna cerraba el viernes, Armin el sábado. Nano amanecía con Oro Viejo. Yo, pinchaba de 2 a 3.

Menuda responsabilidad… abrir tras uno de esos warm ups épicos que se marca Yvan Corrochano. Llamé a Nano.

“Nanin, acabo de ver el horario. ¿Qué hago? ¿Hay algún tema que quieras que reserve para tu set? ¿Voy suave?”

La respuesta me puso la piel de gallina. “Brother, pártelo y disfruta. Pon lo que quieras. Hay mil temas. Haz lo que sabes y reviéntalo. Quiero verte a tope”.

Me quedé mudo. Normalmente en un festival o gran evento, los djs estrella ponen condiciones, vetan temas, te aconsejan no ir a tope… Nano no. Nano sabe que hagan lo que hagan su invitados, el subirá a cabina de la fiesta que sea, en el punto geográfico que sea y lo partirá.

Por algo es Dj Nano.

A medida que se acercaba la fecha, yo estaba más y más nervioso. Los mensajes se multiplicaban, los posts en redes iban en aumento. Cada viernes en #LQMSDP, mi programa remember de Loca FM, todo giraba entorno a Oro Viejo…

Y por fin, llegó el día.

La noche anterior tuve un par de actuaciones, Arroyomolinos con Loca FM y esas grandes fiestas por los ayuntamientos y ciudades de nuestro país, y un set en Fuensalida, Toledo… En ambos lugares el mismo mensaje; “Pártelo mañana”, ”Te vemos en Oro Viejo”, “Vamos al Summer”. 

24 de junio.

00:35h. Salimos hacia la Ciudad del Rock.

Michelle pregunta; “¿Neil estás nervioso?”

“No” Seco. Distante. Michelle me conoce hace 15 años. Sabe qué hacer en estos casos. Pasar de mi. Soy insoportable.

01:00h. Llegamos a la Ciudad del Rock. Alucinamos con la marea de coches y gente. Nos sale a buscar Javito y nos lleva a la zona de los artistas. Jamás me acostumbro a tanto mimo y cuidado; Camerino, bebidas, frutas… Alberto y Clara me agasajan como siempre, me ponen pulseras, pases, pegatinas… estoy listo para moverme por donde quiera. Me empiezo a cruzar con artistas; Gonçalo, Jose de Mara, Crusy, Shake Coconut, Abel Ramos, Abel The Kid, Brian Cross, Mykris, Kryder. Tom Staar, Steve Angello (que me recuerda de la entrevista, que majete), Nicky Romero, Jose AM… “Neil majete, ¿necesitas algo?”, es Carlos Rubio manager de Nano y CEO de Música Moderna. Un crack que está a mil cosas,pero se para a saber que necesito y me trae unas agüitas. Se acerca la hora. ¿Por qué c#}+[ estoy tenso? Llevo 25 años haciendo esto…

01:40h. Me recoge Carlos Blasco, el runner que más km hace del país. “Vamos Neil”. Me acompaña mi equipo. Joder, somos muchísimos. “A la furgoneta”.

01:45h. Escenario Burn Oro Viejo. Se nota a la legua que está pinchando Corrochano. Qué brutalidad. No se puede ser más fino y tener más psicología. Casi le amo. Suena Depeche Mode.

Me asomo. Me mareo. Está petao.

Pero si no son ni las dos de la mañana… Dios…

Me siento, me enrosco la toalla a la cabeza e intento concentrarme. Imposible. Mi equipo compuesto por los Shake, Madrid Edm, Vicky, Mich, Daniel González, Fran cia sacan los móviles y cámaras e inmortalizan el momento. Parezco Julio Iglesias… Qué mar de flashes. Les hago un gesto y paran... Me conocen. Se nota. Por algo somos un puto equipo. Necesito paz. Me parece ver a Chiqui, el jefe de todo, ni le saludo, no es momento. Garabatto, Jandri, Murekian, Alexander Som con su look Springsteen. Me hablan. Asiento, pero no se que me dicen. Estoy en otro mundo. Estoy listo.

01:58h. Lasso en su faceta de técnico de escenario me pide mis pendrives y me avisa. “1 minuto calvito”.

02:00h. Suena la intro. “La música de nuestras vidas, la música que nos marcó, cierra los ojos y disfruta, mezclando, Dj Neil”.

Se me eriza toda la piel y lo que no es la piel. Ovación de gala, manos al cielo, carteles de apoyo, banderas de España, de Madrid, de Cataluña, de Colombia… Dios... Me lo voy a pasar teta, y vais a danzar.

Y así fue. Durante 59 minutos disfruté de una sesión maravillosa, donde todo eran sonrisas, amor y buen rollo. Misión cumplida.

02:00h. Detrás de mi aparece Iago, el súper manager, y junto a él un viejo conocido, Mauro Picotto. Nos abrazamos. “Vas a poner clásicos, ¿no?” (aún recuerdo su set en Sonique en 2003…) “Claro, voy a poner todos mis temas”. Le presento. Y Don Mauro lo cruje.

dj Neil y Mauro Picotto

02:35h. Aparece Nano en el backstage. Nos abrazamos. “De puta madre” me susurra al oído.

03:00h. Un Nano en 3d anuncia el inicio de sesión del creador al mayor tributo a la música de baile; Oro Viejo. ¿Qué queréis que os cuente? Como siempre lo cruje y miles de personas bailan a su son hasta el amanecer.

Una selección musical que hace que la gente viaje en el tiempo y se sienta una vez más adolescente… Cada vez que Nano coge el micro la pista Burn se cae. Lo de este chico es mágico.

La leyenda crece y el mito continúa.
A Summer Story es sin duda una de las citas del verano, y Oro Viejo es otro nivel.

Desde aquí agradecer a la organización del festival el trato recibido y una vez más agradecer a Nano que contase conmigo.

Oro Viejo es un bocado muy dulce que cualquiera se comería sólo y con gula.

Él lo comparte. Y eso sólo lo hacen los grandes.

Larga vida a Oro viejo, Larga vida a Dj Nano y viva la madre que os parió.

 

 

 

Comparte lo que lees